Los menores y las redes sociales

Si hace tiempo ya introducíamos el tema de los riesgos y adicciones a las nuevas tecnologías en los menores, ahora nos vamos a centrar en la conveniencia o no de que se adentren en las redes sociales a tan temprana edad.

¿Cómo debemos afrontarlo los padres?

Como dice el refrán: es muy difícil ponerle puertas al campo. Así que la solución pasa por educar. No se puede ni se debe vigilar y controlar siempre, sino que hay que dar unas pautas y unos conocimientos básicos para que nuestros hijos sepan por sí solos lo que está bien o mal.

puertas-campo

Al igual que les enseñaremos los riesgos que puedan atentar contra su privacidad, también debemos mostrarles los buenos usos y aplicaciones de las redes en cuanto a su capacidad de comunicación e información.

¿Motivo de exclusión social?

La inercia actual está llevando prematuramente a muchos niños a adentrarse en ciertas redes sin ser conscientes de lo que tienen entre manos, simplemente porque sus amigos ya tienen perfil en FB, Tuenti, Twitter o lo que sea, y ellos no quieren ser menos.

86957_ciencia-y-tecnologia

Es más, en sus círculos esta exclusión 2.0 les hace sentirse marginados, fuera de juego. Y por esto al final consiguen que sus padres cedan y consientan algo que no debiera asumirse así, únicamente añadiendo aquello de “bueno, pero ten cuidadito”

¿Desde qué edad?

Entonces, ¿cuándo podemos afirmar que están preparados para usar bien las redes sociales? Algunas cómo Tuenti ponen la barrera en los 14, otras no dejan el límite claro, otras piden mayoría de edad…

A ver. No hay una regla exacta para determinar cuándo alcanza la madurez suficiente un niño. Los hay más responsables y otros que no lo serán ni cuando cumplan 18, pero lo que está claro es que esa madurez individual la tiene que trabajar y calificar cada padre, y lo más importante, cultivarla de continuo compartiendo nuestro conocimiento y experiencia, dando ejemplo y empatizando con ellos. Algo muy bonito de decir, pero difícil de cumplir al 100% … Verdad?

adolescentes-mienten-edad-redes-sociales

¿Cuáles redes son apropiadas?

Es muy difícil elegirlas, porque las masas son incontrolables. No conseguiremos que la montaña se mueva hacia Mahoma, más bien al contrario. Pero de todas ellas sí debemos poner unas reglas e incluso unos límites.

Si por ejemplo nos encontramos con redes abiertas de tipo Twitter o Instagram, donde cada cosa que digas por defecto es pública y visible desde un navegador sigas o no a un perfil, ya sabemos que la discreción de un chaval no es precisamente ejemplar, así que estas no serían redes recomendadas para principiantes. No sin ser estricto en cuanto algo que dices de tu vida privada en ellas, que es mucho.

redes-sociales-y-niños

En cambio, si nos referimos a redes cerradas tipo Google+, Tuenti o Facebook, lo primero que tendremos que hacer es configurar la privacidad por defecto haciendo visible lo que se comparte sólo a los amigos, y ya sabemos que esas opciones no siempre vienen establecidas así de inicio. Y luego, habría que poner especial cuidado a las amistades que se aceptan, al etiquetado, e incluso a los datos que expones a los que se suponen son tus amigos, que puede no lo sean siempre…

grooming

Especial mención tienen las redes tipo Ask u otras donde se supone se puede ocultar la identidad. Nada más lejos de la verdad. Deberían estar prohibidas, porque ahí se dan rienda suelta a actitudes que llegan a la ilegalidad.

El uso del Móvil

No hemos mencionado aún el whatsapp, telegram, line… que realmente son sus redes más habituales, y donde se cuecen la mayor parte de sus conflictos con amigos y menos amigos. Los grupos son numerosos, tantos que se pierde la cuenta de lo que se dice ya no se sabe si está dentro de un círculo cerrado o no. Así que la privacidad aquí está de nuevo abierta a muchos y variados malos usos.

Una regla: no pongas por escrito lo que no dirías de viva voz. Es peor aún, porque luego es probable que te capturen la conversación y la compartan con otro que no es tu amigo. Vamos, lo mismo que te puede pasar en la vida real.

Horarios y castigos

Es más que habitual el chantajeo del horario de uso del móvil: “si haces las tareas tienes un ratito de móvil para whatsapp”, “como te portes mal te quito la conexión de datos este mes”… ¿Os suena? Si hemos llegado a este punto, mal vamos. Ya hemos perdido aquello de hacer lo que es debido, salir a pasear y charlar con los amigos, a jugar con los vecinos, escuchar música, ayudar en la cocina o en la casa…

No digo que puntualmente caigamos en ese recurso, no somos perfectos. Lo que sí está claro es que el abuso de este chantajeo crea un estado de ansiedad y dependencia del cual será difícil salir, y más a esta edad temprana donde las adicciones se pegan a los menores como lapas.

anonimato

Otras medidas de prevención

El firewall, los filtros de contenido, control parental, etc, son recursos a nuestro alcance para no sólo prevenir la entrada de intrusos, también la salida hacia ciertos contenidos y sitios fraudulentos o moralmente indebidos para su edad. No se trata de restringir gratuitamente, pero sí de establecer unos mínimos de seguridad.

cyberbullying

Y a pesar de todo lo anterior, puede que lleguemos alguna vez a enfrentarnos a situaciones graves como acosos en la red, cyberbulling, grooming, sexting… A tu hijo, o al mío, sí, les puede tocar como en esos casos que salen en el telediario de acoso sexual, chantajes, extorsión, etc… que pueden afectarles seriamente a su rendimiento escolar, crearle un trauma en esa edad tan difícil, o incluso poner su integridad física o mental en peligro.

En esos casos es fundamental que haya existido lo que antes mencionábamos: educación, confianza y complicidad, porque si no puede que la reacción de nuestros hijos no sea parar el problema a tiempo y denunciarlo lo antes posible, sino engordarlo más aún a riesgo de que explote de mala manera y luego nos tengamos que arrepentir.

Ojalá no nos pase esto a nosotros -eso estaremos pensando ahora- pero lo cierto es que cabe la posibilidad de que sí, y que si no ponemos estos remedios que antes comentamos, nosotros podemos ser uno de esos casos que salen en las noticias.

Una recomendación final: la solución es educar, no prohibir, pero estableciendo unas pautas, acompañándoles constantemente en su desarrollo para que podamos tener la tranquilidad de que reaccionen bien el día que se tengan que enfrentar por sí solos a un conflicto y sepan así tomar el camino correcto.

papa-hijo-pc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s